twitter facebook instagram vimeo

La iglesia ortodoxa rumana de Caracas, gloria de Dios y del arte.

Una enigmática estructura de madera en la Avenida Sur de la Lagunita Country Club en el municipio El Hatillo, tiene 17 años robando la atención de quienes transitan por la zona.

No existe forma de ignorar la contrastante arquitectura de la iglesia ortodoxa Santa Elena y San Constantino, pues se trata de una edificación neogótica de 40 metros de altura que fue completamente esculpida en Rumania y traída a Venezuela para su ensamblaje.

Fachada de la iglesia ortodoxa rumana Santa Elena y San Constantino.

Fachada de la iglesia ortodoxa rumana Santa Elena y San Constantino.

El doctor Cornelio Popescu, quien fuera presidente de la Casa Rumana de Venezuela y regente de la Alcaldía de Chacao tras la renuncia de Irene Sáez, fue el primer rumano en lograr ocupar un cargo gubernamental fuera de su patria, haciéndolo acreedor del financiamiento para erigir este singular templo.

La iglesia ortodoxa rumana de Caracas está diseñada bajo la tradición arquitectónica del siglo XVI de una región del norte de Rumania, llamada Maramures, con un techo conformado con más de sesenta mil tejas en forma de escamas de pescado y un diseño que representa el arca de Noé bíblico. Esta edificación tiene la particularidad de estar construida en pura madera de roble y abeto sin tener clavos ni pega.

Pero su magnanimidad no solo se encuentra en la fachada. Puertas adentro, impregnadas del olor a madera e incienso, una apoteósica exhibición de pinturas al óleo de estilo neobizantino cubren cada centímetro de las paredes, trabajadas con mucho esmero y detalle por dos mujeres, esposas de sacerdotes rumanos.

Vista del techo interior de la iglesia. Representación de la Virgen María en arte bizantino.

Vista del techo interior de la iglesia. Representación de la Virgen María y momento de la Pasión de Cristo en arte bizantino.

El iconostasis, esculpido en madera de tilo, relata las etapas de la pasión de Cristo y más abajo, rodeada de un repujado hecho en plata, el ícono de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, en una visión concebida por el arte clásico bizantino.

img_5437

Representación de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, en arte bizantino con una técnica de repujado en plata y láminas de oro que cubren las coronas

Aunque la comunidad rumana no ha sido la más grande de nuestro país, cuenta con un pedazo de su milenaria nación en suelo venezolano, siendo además la primera de las dos únicas edificaciones en su estilo contruidas fuera de Rumania.

Cada domingo a las 10:30 am se celebra una misa ecuménica presidida por el padre Vasile Lungeanu, en la que pueden participar practicantes de todos los credos y deleitarse de una experiencia espiritual diferente y mística. El padre Vasile y su esposa Mioara relatan con pasión y entusiasmo cada aspecto importante de su iglesia y de su comunidad, complementando con algo de historia el encuentro espiritual.

El padre Vasile Lungeanu.

El padre Vasile Lungeanu.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *