twitter facebook instagram vimeo

El Helicoide de Roca Tarpeya, la primera ruina activa de la ciudad.

Un edificio que formó parte del Plan de Modernización de Caracas emprendido en 1956 por Marcos Pérez Jiménez, albergaría un centro comercial, un hotel de cinco estrellas, un estudio de televisión, un parque, un club de propietarios y un palacio de espectáculos. Posterior a la caída de la dictadura, los primeros gobiernos democráticos se negaron a continuar la obra.

Según la historiadora especializada en cultura, Celeste Olalquiaga, “hay rumores de que El Helicoide tiene túneles subterráneos que llegan a diferentes partes de la ciudad. Cual una hélice risomática cuyas volutas esparcen desperdicio y desilusión, las barriadas alrededor del edificio se han multiplicado, así como el cuerpo de seguridad instalado en sus entrañas. Los barrios envuelven tan de cerca al edificio que se fusionan topográficamente con sus curvas, mientras que éste sirve de plataforma para operaciones policiales. El Helicoide, una extraña y surreal plataforma, tan inusitada, impredecible y singular como la fisionomía siempre cambiante de Caracas.

Durante los veinte años siguientes, esta construcción venezolana que logró obtener titulares a nivel mundial quedó sumida en un silencio casi absoluto. Sus arquitectos, desesperados por el fracaso de esta fantástica aventura, se dedicaron a otros proyectos. Caracas, fiel a su temperamento moderno que mira siempre hacia adelante y nunca hacia atrás, continuó su camino, olvidando a esa magnífica espiral que había buscado llegar al cielo del consumo. A decir verdad, los distintos gobiernos nacionales y locales posteriores intentaron salvar al gigante congelado. Una tras otra, cada administración propuso diferentes planes comerciales, culturales o combinaciones de ambos, llegando a proponer veintisiete proyectos en total: centro automovilístico, centro de artes escénicas, museo de arte, centro de turismo, cementerio moderno, estación de radio y televisión, multi-cine, biblioteca nacional, museo de antropología y centro ambiental son algunos de los más resaltantes.”
Su sola presencia deja sin aliento a una Caracas afligida y silente, que vive en el recuerdo de un pasado glorioso.

Les dejamos este blog donde podrá encontrar más información: https://proyectohelicoide.wordpress.com

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *